Hace unos días leía en una red social una lista de empresas y marcas que no existían hace 15 años. Estas son algunas de ellas:

Facebook

Twitter

Iphone

Android

Alibabá

Uber

Spotify

Whatsapp

Tesla

He reflejado aquí las que todos conocemos y he dejado fuera otras, tan grandes o más, pero todavía desconocidas para el gran público. Algunas son: Blockchain, Kickstarter, Nest, Tinder, Tencent, Airbnb…

Traigo esta lista aquí para pensar en cómo hacen las cosas las pymes, los comercios locales. La mayoría de ellos siguen gestionando su negocio de la misma forma y con las mismas herramientas que hace 15 años. Ellos no cambian pero sus clientes si. Los consumidores utilizan nuevas herramientas y están en un mundo digital. El comercio debe evolucionar si o si.

En mi día a día me relaciono con muchos pequeños propietarios de pymes, con asociaciones de comercio y con emprendedores. Todos ellos reconocen que el mundo ha cambiado. La mayoría de ellos, cuando hay confianza, te cuentan situaciones desesperadas de sus negocios. Negocios no rentables que les dan para ir sobreviviendo mientras esperan a una jubilación que no saben muy bien cómo podrán afrontar. Van perdiendo clientes poco a poco con la esperanza que su negocio no tenga que cerrar ya que no sabrían que hacer en ese caso.

Una vez reconocido el problema principal, el caso suele ser que los propietarios no saben qué hacer. Su formación de dueños de pequeñas empresas no les permite hacer evolucionar sus negocios para afrontar la situación. Se limitan a esperar y esperar. Saben por lo tanto que tienen un problema y reconocen que no saben cómo solucionarlo. Hasta ahí se entiende que no tomen decisiones ya que no tienen opciones, no saben dónde buscar la solución.

No entiendo sin embargo cuando no toman decisiones teniendo opciones delante. Si les planteas una solución para su negocio, fácil, barata y con poco riesgo, tampoco deciden. Se trata simplemente de sobrevivir quejándose por la situación pero sin hacer nada para resolverla. Opciones hay. Si pruebas soluciones podrán salir bien o mal pero si el riesgo es controlado y la inversión pequeña hay poco que perder y mucho que ganar. No tomando decisiones y siguiendo igual el negocio pierde clientes cada día y tarde o temprano habrá que cerrar. ¿Tendrán suficiente para jubilarse dignamente?